viernes, 15 de noviembre de 2013

¿Solidaridad o inversión?

Miguel Ángel Quintana Paz encontró el cartel que sigue el pasado 1 de septiembre en el escaparate de una tintorería de Portland, Oregón, lo fotografió y lo colgó en su muro de Facebook:


Complace comprobar que las escrituras expuestas son, en muchas ocasiones, un espacio para la solidaridad. La traducción del texto es la siguiente: "Si estás en el paro y necesitas un traje limpio para una entrevista, aquí te lo limpiamos gratis". Y el comentario de Miguel Ángel este: "Cosas como esta me hacen AMAR América. No hace falta un gobierno que lo abarque todo: la gente ayuda a la gente cuando existen la libertad y la humanidad". 

Tiene toda la razón, aunque creo que tampoco hay que desestimar el ingrediente mercadotécnico: aparte el efecto publicitario directo del discurso solidario sobre los lectores del cartel, es muy fácil que un desempleado que en efecto reciba este apoyo y gracias a él consiga trabajo se convierta en nuevo cliente de la empresa y cante activamente sus excelencias a quien le quiera escuchar. Se trataría de una inversión a corto y medio plazo. Una inversión en confianza. Pero, asumiendo incluso el más frío cálculo, no quedan muchas dudas de que la libertad económica no solo genera riqueza, sino también compromisos éticos, confianza, respeto y, por tanto, más libertad.

2 comentarios:

MAF dijo...

De acuerdo, Juan, con que haya componente "mercadotécnico"; pero, cuando invitamos a alguien a una copa, o le regalamos rosas, o le damos una palmadita en el hombro, ¿no esperamos también una cierta correspondencia (en cariño, en otra invitación un día, en una vida entera de amor loco)? Quicir: ¡no te me pongas tan kantiano, home! Lo importante es que los humanos aprovechemos la vida para invitarnos a copas, a limpiar trajes para una entrevista y a vidas enteras de romance; sea por lo que sea y para lo que sea, don't you think?

Juan Luis Calbarro dijo...

Totalmente de acuerdo.